Shopper Insights

Uno de los retos actuales del marketing es conocer la opinión real de los consumidores. La neurociencia ha demostrado que las decisiones de compra y la fidelidad a las marcas dependen de las emociones.

Los sistemas tradicionales de entrevistas, focus group o encuestas, dan como resultado lo que el consumidor piensa y verbaliza. La limitación de estas herramientas es la incapacidad de detectar las verdaderas razones por las que a una persona gusta o no un determinado producto, ya que, a menudo, las respuestas cognitivas del consumidor son diferentes de las que daría si su sistema emocional, automático e inconsciente, pudiera expresarse.

Las reacciones emocionales ante un producto, una marca o un anuncio, se producen a nivel no consciente y el sistema límbico es el responsable del 90% de las decisiones, hecho que explica la extrema relevancia de las emociones en el proceso de compra.

Nuestro cerebro sabe cosas de nosotros que nosotros mismos no sabemos, ya que nuestras emociones (inconscientes) y sus reacciones derivadas pueden diferir de nuestras propias opiniones (conscientes).

Este gap informativo se resuelve analizando la reacción emocional a nivel cerebral, emotion insights, y a través del análisis de las microexpresiones faciales.

Con estas informaciones es posible realizar Shopper Insight, que nos permiten observar la intención de compra del producto, la capacidad del nuevo producto de sobresalir respecto a la competencia, y, finalmente, el nivel de eficacia comunicativa de la campaña.